El Banco de Santiago del Estero reclama $ 229 millones a La Rioja

1439064046_tEl Banco de Santiago del Estero reclama al Estado riojano 229 millones de pesos por lo que consideró una “confiscación” de sus acciones del Nuevo Banco de La Rioja.

La apoderada legal de la entidad reclamante, María Zabala, precisó ante FM La Red que los ex socios privados del Nuevo Banco de La Rioja, el grupo Ick, reclaman a la provincia de La Rioja 229 millones de pesos y aseguró que la medida fue “una confiscación, no una expropiación”.

“Ya no tenemos nada que ver. Hemos transferido la documentación, el dinero atesorado y todo lo que eso implica. Lo hemos hecho sin cobrar un solo peso a la provincia de La Rioja”, agregó la representante legal.

Según Zabala, habrá un trámite judicial, dado que “a pesar de su buena voluntad, no tan sólo no hay ninguna negociación amistosa, en el sentido de hablar de lo que se debe, sino que ellos (por el gobierno riojano) están hablando de lo que el Banco de Santiago les debe”.

“La pretensión de Santiago del Estero, que ya ha sido documentada y debidamente presentada, es la suma de 229 millones de pesos que forman parte de procedimientos legales. Esto es lo que adeuda el gobierno de la provincia al Banco de Santiago del Estero”, puntualizó.

Ese monto representa, dijo, “el precio de la unidad de negocios. A esto lo deberían haber pagado antes de que nosotros transfiramos el negocio, pero para no entorpecer la actividad de la provincia y para no dar lugar a un conflicto innecesario hemos dado paso a la conducción del gobierno. Pero al cobro de lo que nos es debido lo vamos a tramitar como corresponde”, advirtió.

Por otra parte, Zabala afirmó que el reclamo por daños de la provincia al Banco de Santiago, de 600 millones de pesos, “no tiene ningún asidero legal. Es un disparate. Es un invento para lograr una compensación”.

Lo que se ha hecho es “una confiscación. Están en un negocio en el cual no le han pagado al dueño”, denunció.

La semana pasada, el gobierno riojano anunció que el Banco Central avaló la expropiación de las acciones que dispuso la provincia sobre la entidad que ahora reclama el resarcimiento, último dueño de la casa de crédito riojana, con lo que la administración se convirtió en la única propietaria del Nuevo Banco de La Rioja. (DYN)