La Rioja no aumentará la tarifa energética durante 2015

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y los gobernadores de La Rioja, Luis Beder Herrera, y de Santiago del Estero, Claudia Abdala de Zamora, firmaron este lunes por la tarde la prórroga por un año del convenio para mantener sin modificaciones los cuadros tarifarios eléctricos en sus provincias.

Se trata de la extensión del convenio del Programa de Convergencia de Tarifas Eléctricas y Reafirmación del Federalismo Eléctrico e Integración en la República Argentina, que había sido suscripto el 15 de abril en el caso de Santiago del Estero y el 28 de marzo fue La Rioja, y que en ambos casos vence este 31 de diciembre próximo.

De esta manera, con Santiago del Estero y La Rioja son ocho las provincias que prorrogaron el acuerdo con el Estado Nacional, además de la Buenos Aires cuyo gobernador Daniel Scioli firmó por la mañana y Formosa, Jujuy, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Neuquén que lo hicieron la semana pasada.

En este sentido, el Ministerio de Planificación Federal financiará obras de distribución eléctrica en cada provincia, las cuales permitirán dar confiabilidad al sistema y a mejorar la calidad de vida de los usuarios así como la competitividad industrial.

Este programa se encuadra en los lineamientos del Plan Energético Nacional y busca implementar la estabilización y convergencia de las tarifas eléctricas con una visión federal e integradora en todo el territorio nacional, lo que redundará en la mejora de la calidad de vida de los habitantes, el desarrollo de la actividad económica y la generación de la infraestructura para mantener el empleo y la industria nacional.

Los gobernadores coinciden en no tocar tarifas, pero a cambio piden “recursos frescos” para asistir financieramente a sus empresas provinciales de energía, y poder pagar salarios, además de los fondos para infraestructuras ya prometidos por la Casa Rosada.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo hoy a la mañana que se está trabajando para prorrogar los acuerdos por los cuales las provincias se comprometen a no modificar las tarifas energéticas y el Gobierno nacional a realizar obras en media y baja tensión.

Capitanich sostuvo que el objetivo es “mejorar la calidad del servicio energético” y garantizar “una oferta energética sustentable”. Aseguró que “el esfuerzo por parte del gobierno nacional es significativo porque implica la asignación de estos recursos pero también se beneficia el usuario porque paga el precio de la tarifa con un nivel inferior al que debería pagar a precios de mercado”.